Make your own free website on Tripod.com

¿Existen las formas?

Siempre hemos imaginado la realidad como formas, pensamos que los objetos realmente poseen unas propiedades que nosotros, hasta cierto punto, podemos interpretar. Pero, esas formas, ¿están realmente en los objetos o simplemente son inherentes a nuesta forma de pensar? Por otro lado, esas formas dependen de unas dimensiones, las cuales no tienen porqué ser un sistema de referencia absoluto, sino que a lo mejor son arbitrarias, invento de nuestras mentes. (Ver Escalas y dimensiones fractales) Las formas son una descomposición simplificada de la realidad al "proyectarla" sobre estas 3 o 4 dimensiones (o sobre cualquier otra propiedad que queramos). Si los ejes de coordenadas que describen nuestra forma de imaginar la realidad tuvieran la forma de lo que hoy llamamos espiral en vez de lineal, no diríamos que un rectángulo tiene una forma simple, ni mucho menos.

Imaginemos un objeto, una planta, por ejemplo. Imaginamos una forma que diferencia a la planta de los demás objetos que podamos conocer. Si vemos un paisaje no podemos evitar ver formas en él, ni siquiera podemos imaginar ese mismo paisaje olvidándonos de las formas. Probemos ahora con una simplificación (excesiva, tal vez): imaginemos que la naturaleza que vemos es esa imagen factal generada por una simple fórmula: (para más información ver el caos en la naturaleza)

Ahora los átomos pasan a ser puntos de un gráfico. Diferenciamos claramente unas formas en esos átomos-puntos de nuestro medio. Sin embargo, sólo son puntos esparcidos caóticamente por el plano de nuestra pantalla: Las formas que vemos, ¿están realmente en esa combinación caótica de puntos? ¿Están metidas dentro de una simple fórmula no-lineal(f: z --> z2 + c )? (Hay que tener en cuenta que si ampliamos la figura seguiremos encontrando una infinita variedad de formas nuevas y nunca veremos dos exáctamente iguales.)

Veamos ahora el mismo gráfico, generado por la misma fórmula, pero con una escala de colores diferente y visto un poco más de cerca (es decir, supongamos que nuestros sentidos ahora perciben la realidad de forma diferente):

Ahora no somos capaces de reconocer algunas de las formas que vemos en el gráfico anterior. (Si quieres hacer más pruebas bájate FractInt.) Sin embargo vemos nuevas formas en una misma "realidad". Pero "el mandelbrot" sigue diferenciándose en el centro. ¿Es posible que el caos lo contenga como forma real?

Cuando nuestros planteamientos son del tipo "sujeto-objeto", surgen este tipo de cuestiones, difíciles de resolver y a menudo paradójicas. Puede que parezca muy atrevido, pero podríamos traspasar los límites de "nivel epistemológico VS nivel ontológico" e intentar ver la realidad como si nuestras mentes y conciencias fueran parte inherente de ella, sin intentar separarnos de la realidad que estudiamos. (Estas ideas ya comenzaron a surgir cuando se descubrió que cada vez que estudiamos un objeto, lo modificamos, y por lo tanto, ya no estamos estudiando el mismo objeto.) Al fin y al cabo, nuestras mentes son un detalle más dentro del infinito fractal de la naturaleza.
Si adoptamos esa nueva perspectiva nos damos cuenta de que con la desaparición del problema de sujeto-objeto, también desaparece la cuestión de si las formas son realmente inherentes a las cosas.

(Ver "la información ausente")

Artículos de respuesta:
Las formas y la conciencia humana, de Javier
Respuesta de Rodolfo Nave (escultor).

 

http://elcaos.tripod.com/